5 de diciembre de 2017

SE A VULETO AZUL...



Mi casa es una boca cerrada
en el amanecer
No conocía mi casa así.
Se ha vuelto azul. 

Madura en el silencio  como un fruto de paz. 
Sus muros se apoyan con cansancio letal, 
parece que no sufren.
Nunca la he sentido así. Como una voz 
que no tiene en las horas de luz.
Sus muros se apoyan con cansancio letal
Parece que no sufre.  
Nunca la he sentido así.
Con una voz que no tiene en las  horas de luz. 
Mi casa es el espectro de una monja que suspira. 
Mi casa vagabunda entre 
muebles que han desaparecido. 
Mi casa es el cuerpo de la noche 
y yo dentro de ella
su corazón que muere con los ojos abiertos.

Raquel Jodorowsky.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------






                                                                            


                                      

                                         
        


1 de diciembre de 2017

"DIA D"

lulu·pujols

lulu·pujols

lulu·pujols
lulu·pujols




                                                                                                                                        
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols



lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols

lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujol
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols
lulu·pujols


29 de noviembre de 2017

NATALIA


 Cuéntame la historia que camina en tus ojos
cuando los abres por la mañana,
cuando el sol entra con su aguja de luz
en tus sueños.

 Clarisse Nicoïdski

24 de noviembre de 2017

L'INFINITO





Siempre querido me fue este solitario cerro
y este seto que tanta parte
del último horizonte la mirada excluye.
Mas, sentado y mirando interminables
espacios de allá lejos, y sobrehumanos
silencios y su grandísima quietud,
me quedo ensimismado hasta que casi
el corazón se teme. Y como el viento
cuyo tráfago escucho entre las hojas, a este
silencio sin fin esta voz
voy comparando: y me acuerdo de lo eterno
y de las muertas estaciones y la presente y viva,
y sus sonidos. Así a través de esta
inmensidad se anega el pensamiento mío;
y naufragar me es dulce en este mar.

Giacomo Leopardi